Acceso Usuarios
facebook
Blog

fotógrafos

Últimos comentarios

Historial

« Junio 2019 »
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Nube de etiquetas

Lolo Vasco

Jueves, 04 de Agosto de 2011

El perfume de las ánimas

Reflexiones desde el Kurdistán II

Cae la tarde en Hasankeyf  y el Tigris te ensimisma intentando imaginar cuántos y disfrazados de qué, habrán bebido en estas aguas.

Por las últimas lluvias, baja caudaloso y revuelto, buscando las inquietantes tierras de Irak y Siria; pero lento, arañando las orillas, como si quisiera quedarse entre los huertos kurdos.

Las cuevas milenarias de las montañas, habitadas hasta ayer, lo observan mudas, sin parpadeo aparente, igual que yo. Ante tanta historia, te sientes infinitamente finito.

Me despierta del delirio, un intenso olor a “yerbagüena” que dos mujeres traen acariciando en sus manos. Curioseando, sigo el rastro que me lleva hasta un pequeño cementerio sembrado de tumbas, sembradas de esta hierba universal.

Mientras rumio con asombro esta nueva sorpresa, una madre y sus dos hijas llegan al lugar. La mayor y la madre, se acercan a una tumba, se sientan cada una a un lado, abren dos libritos y se ponen a rezar. La más pequeña, observa en silencio jugueteando con las faldas de la madre mientras me vigila de reojo.

Al terminar, besan el libro, besan la tierra, cogen un cachino de la exuberante mata y se van... Para qué flores muertas, para qué cemento...? Que la tierra de la que venimos, nos aproveche de nuevo.

Impávido, emocionado, suspirando para evitar las lágrimas, volví a mi ensimismamiento del río, pensando en la belleza de lo simple y en que las buenas costumbres siempre nos quedan en ridículo.

Preguntando, supe que perfuman la casa y las manos.

Domingo, 15 de Mayo de 2011

Petróleo y garbanzos verdes

Reflexiones desde el Kurdistán I

"A Manu, que muy prontito podrá oler la libertad"

Casi siempre nos pasa al llegar a un sitio nuevo, que nos sorprende lo que no hay y lo que hay. Lo que no hay, que imaginábamos, por algo que una vez leímos..., o vimos en la tele, y lo que hay, que nunca te esperas.

Lo primero que te sorprende al llegar al kurdistán es que no hay hombres vestidos de talibanes, viviendo en las cuevas de las montañas, ni perros por las calles;

y lo que sí, son matas de garbanzos verdes, que los niños te venden por la calle, para que arranques las gárgolas y te comas los garbanzos de aperitivo con el té.

Paseando, te cruzas con gente que sin poder mediar ni una palabra, te da la bienvenida con grandes ojos y una sincera sonrisa. Y te cuestionas más aún, qué habrá hecho está gente, para estar tan puteada, en su propia tierra...?

Y es aquí donde viene, otra de las sorpresas, y por tanto, inesperada:pozos de petróleo sembrados entre los garbanzos verdes, como las amapolas entre los trigales, pero de color negro, negro.

Nunca había visto los martillos gigantes del "Muro" de Pink Floyd en directo.

Y empiezas a entender entonces, que cualquiera que llega aquí, diga que esto es suyo, aprovechando que en estos últimos "12.000 años", no hay quien encuentre las escrituras originales que los pelúos del taparrabo tallarían en alguna piedra y a saber dónde las pondrían.

El último invento del gobierno turco para seguir jodiendo, es una descomunal presa, que ahogará para siempre, parte de este "viejo legado" de la antigua Mesopotamia, cuna de la incivilización.

En las propias aguas del Tigris, se ahogarán más de 200 pueblos y aldeas, con sus vereas, sus recuerdos, sus rincones, sus calles, su historia, sus mezquitas, sus sueños y sus cementerios "con sus muertos".

Ea¡ y tan agusto que se van a quedar.

De dónde irán, nada se sabe. Eso no importa...

Página 2 de 2
© BluePhoto 2011 | Aviso Legal | Diseño | Desarrollo