Acceso Usuarios
facebook
Un frágil Tesoro, Amazonas
Amanece. Aves y reptiles de todas las especies comienzan a cantar. El río está tibio y hace calor. El Amazonas, que nunca deja de correr, ahora cobra vida con la llegada del día. Mujeres y hombres se acercan a su orilla. Lavan, comparten, pescan, trabajan, aman y, en algunos casos, también trafican en ésta, el área con mayor biodiversidad del mundo, y el río más caudaloso y extenso. En sus puertos, la Latinoamérica amazónica mezcla sus culturas e intercambia productos, entre ellos, los que la convierten en zona de peligro: cocaína y armas también encuentran refugio en la espesura de la selva. Los tikuna son los habitantes de estas tierras ardientes, donde las altas temperaturas casi sobre el nivel del mar desafían a la raza más fuerte. Conquistados por los españoles estos indígenas resistieron hasta la masacre. Hoy solo quedan 27 mil tikunas repartidos en tres países: Colombia, Perú y Brasil. En las fotografías, se retrata la cotidianidad del tikuna colombiano que, a quinientos años de su colonización, conserva poco de su auténtica cultura y ha sido conquistado por nuevas formas religiosas. El evangelismo predomina en los pueblos amazónicos del sur de Colombia, así como los íconos comerciales, la tecnología celular y las prácticas occidentales como la mercantilización de sus prácticas culturales para venderse al turismo. La selva también vive la amenaza del desarrollo y su virginidad, aunque la hace majestuosa, la revierte de fragilidad.

Texto: Katalina Vásquez G.

 
© BluePhoto 2011 | Aviso Legal | Diseño | Desarrollo